viernes, 24 de junio de 2016

Muerte

El sol se esconde en mi ventana,
la noche veo aparecer y en el silencio de este cuarto la muerte ronda queriendo saciar su sed.

Ella me mira, sus ojos dos cuencas oscuras llenas de misterio y poder se acerca , puedo sentir su aliento resoplando en mi cara me quedo quieta inmóvil, sin miedo a que me tome.


La muerte llena sus espacios de mi y yo me dejó llevar a lo más bajo de su placer, me dice que el amor es un martirio que lleva al sufrimiento cruel, que en ello está escondido lo que yo me niego a ver.


La muerte me ha tomado y soy presa de su querer, viene a mi cuando quiere y se va al amanecer.

La muerte me ha mirado, quien soy yo para no dejarla ser, ella me toma entre sus brazos y yo me dejo querer.




1 comentario:

  1. Unas palabras de amor en toda regla, pero hacia la muerte. Muy sugerente.
    Un besillo.

    ResponderEliminar