lunes, 19 de octubre de 2015

Capítulo XIV... Un encuentro Inesperado





—¿Encontraste algo en el trastero?  —preguntó Blake insistente.
—Nada solo cubos y trapos viejos —le respondió cortante.
Mongabay no dejaba de pensar en su hallazgo, había documentación importante en aquel escritorio, sobre todo aquel folio con su nombre tenía que ser suyo. ¿Pero cómo lo lograría si siempre estaba La Sra. Nispel y ahora Sr. Herr Vex encima de ellos, vigilando cada paso que daban?
—Bueno, aquí lo dejo colega —dijo Mongabay estirando la mano en señal de despido. 
—¿Ya se va tan pronto, no disfruta de unos Tragos?, vamos, conozco un bar muy bueno se llama El Bar del Infierno, me lo agradecerás —le dijo Blake mientras lo animaba con la cabeza.
Mongabay apretando los dientes y sin ninguna excusa en mente asintió mientras buscaba un cigarrillo para no seguir atormentándose con lo encontrado. 
—(Bravo!!! Bravísimo!!!) Aquí nos divertiremos un poco ya verás!  —dijo Blake  casi gritando por el alboroto de los asistentes y los aplausos. 
(Y con ustedes Mística aplausos por favor) 
Mongabay no había terminado de fumarse el cigarrillo y ya estaba encendiendo otro, mientras tanto en el escenario a tenue luz, una voz melodiosa interpretaba una de sus mejores melodías. "Angel eyes" levantó la mirada lentamente, vestido negro ceñido al cuerpo guantes de encaje negro, sus cabellos castaños sueltos y ese carmesí que resaltaba en sus labios, un escalofríos recorrió su ser, tenía que acercarse a ella sin lugar a dudas, tenía que estar seguro de que fuera ella... 
—Hey! Mongabay te has quedado petrificado jajajaja, es muy bueno el lugar, te quedas? —dijo Blake.  
—Sí, un rato más —le respondió.
—Bueno amigo a ver si tienes suerte esta noche y pescas algo jajajaja —le dijo Blake mientras agarraba por la cintura a una bella morena. 
Mongabay sonrió mientras asentía con la cabeza, 
(Palmas fuertes para esta encantadora mujer) 
Era la hora de ir detrás de aquella dama, ella cogió su abrigo y se marchó raudamente, Mongabay detrás de ella trataba de seguirle el paso.
—Hey! Madame! 
—Madame espere por favor! 
Ella ya le había reconocido y apresuraba aún más su paso, Mongabay no tuvo más opción que correr hasta lograr alcanzarla, no podía dejar pasar esta oportunidad, habían muchas cosas que aclarar. 
—Madame espere, está huyendo de mi... 
—Ah! caballero, no me había percatado de usted, disculpe, ¿Que se le ofrece? 
Mongabay al ver sus ojos disipó sus dudas, como olvidar su belleza que cautivo su atención aquel día en la biblioteca.
—Madame Mary Karenina...  Necesito que me explique muchas cosas, sobre todo lo que pasó en la Mansión Rowmir. 
—No sé de qué me habla, dijo mientras retomaba su paso.
—Madame por favor! porque yo pude ver lo que nadie más vio ni escuchó. Replicó enérgicamente.  Si usted me pudo mostrar lo que hay detrás de ese espejo es porque hay algo que yo debo saber, porque existe documentación sobre mí en aquel cuarto escondido en el trastero... 
—Eres muy obstinado, he tratado de protegerte pero es como si el destino se empeñara en acercarte... 
Mongabay sintió un escalofríos que le recorrió el cuerpo había tocado el punto exacto, lo que no se imaginaba es que él estuviera involucrado, era algo que no tenía en planes. 
—Entra —le dijo Madame Mary Karenina mientras lo animaba con la cabeza.
Mongabay encendió otro cigarrillo mientras trataba de calmar sus ansias. 
—Deseas un trago?  —le dijo Karenina, 
—Si, Bourbon.
—Bueno, aquí estamos otra vez —dijo Karenina. 
Todo empezó el 15 de septiembre de 1809 cuando Amelie y Antoine fueron descubiertos por el padre de ella el Sr. Crow... 
Mongabay se encontraba perplejo, no podía creer toda la historia que encerraba la Mansión Rowmir,  su mente comenzaba a deslizar imágenes que de alguna u otra forma estaban ahí pero que nunca había recordado hasta ese instante. La cara de ese ente en el espejo amenazante, Los murmullos de aquellos diablillos, el anillo, el ritual... la desesperación lo abordó como nunca antes... 
—¿Y que tiene que ver todo esto con la desaparición del Sr. Samuel Williams?  —preguntó Mongabay un poco asustado ante la respuesta. 
—La desaparición del Sr. Williams coincide con la víspera de la muerte de Antoine. Necesitan encontrar los tres anillos del cuervo en el espejo que completan la triada antes de que yo conjure el ritual, he estado evitando esto cada cinco años, si ellos consiguen los anillos, él se encarnará en el Sr. Williams y de esta forma vendrá a cobrar venganza. Dentro de 15 días será la fiesta de fin de año, será el día en que ellos deberán de reunir los anillos... 
Usted tiene uno de los tres anillos, ellos saben todo lo relacionado con usted, el otro anillo lo resguarda el Sr. Cromwell y el tercero el Sr. Williams pero al parecer él no lo llevaba consigo. 
Mongabay trataba de deshacerse con todas sus fuerzas del anillo aquel, pero pareciese que este se  le había pegado a la piel. 
“Ahora comprendo porque tanto hermetismo y recelo por parte de la Sra. Nispel y del Sr. Herr Vex —reflexionó Mongabay”. 
—A estas alturas ellos ya deben de saber que usted encontró aquel cuarto —dijo Karenina. 
—Y usted, ¿cómo sabe de todo lo que pasó en aquella Mansión? —preguntó Mongabay intrigado. 
Yo soy,  Amelie. 


La Mansión Crow Mirror

6 comentarios:

  1. Como ya te comenté por mail:
    Felicitarte por el capítulo. La trama me ha encantado. Convertir a la mística en Amelie, me parece un gran acierto. Lo del ritual con los tres anillos, y las explicaciones que das, son fabulosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias mil!!!!! La verdad es que he estado muy ansiosa esperando mi turno y he saboreado cada capítulo... Uffff!!! Esta novela si que promete!!! Se pone cada vez más interesante...

    ResponderEliminar
  3. Un paso en la trama y en la información asimilada por Mongabay y el lector que me ha parecido, no solo acertada, si no necesaria. Como si fuera algo que ya hubiera estado escrito desde el principio, uno de esos nudos que se deshacen con imperiosa necesidad ante nuestros ojos. Nos desvelas parte de la trama por ahora desconocida para el protagonista y nos incluyes una nueva misiva que, personalmente, me ha encantado y dejado con la boca abierta. La mística Karenina, que ya me pareció un personaje clave para llevar a Mongabay hacia el pasado de "La Mansión", es nada más ni nada menos que Amelie... ¡Alucinante! ¿Que poder le ha dado juventud eterna a este ser (Pero que ha cambiado su apariencia, ya que Karenina y Amelie son interpretadas por distintas actrices)? Sin duda, un poder que envuelve todo lo paranormal de esta novela que crece y se transforma en algo más allá de lo extraordinario...
    Excelente trabajo, Ana.
    ¡Abrazo, Compañera! ;)

    ResponderEliminar
  4. Jajaja eso es lo que se busca dejar frío al que lee... Y se me había ocurrido tal vez en que el alma cuando tiene algo pendiente vuelve para hacerse cargo o cerrar su círculo, ya Angora había sentenciado a Amelie a que conjura cada 5 años para no despertar la ira del dormido...

    ResponderEliminar
  5. Olé, olé y olé. Me ha encantado y me quito el sombrero Ana, para saludarte como todo un caballero. Me gusta el giro en la trama que le has dado a la historia y como mezclas el pasado y el presente, por no decir que me a gustado muchísimo que Karenina sea como una especie de reencarnación –o algo parecido, debido al comentario de Edgar– de Amelie Crow, hasta me ha echo ilusión. Felicidades! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé!!! Jajajaja y esque provoca continuarla jajajajaja

      Eliminar